El incienso entre griegos y romanos | Tierra Zen
Cesta0

El incienso entre griegos y romanos

El incienso era fundamental en las fiestas, espectáculos de teatro, en el anfiteatro, en las Olímpiadas, en los banquetes privados... Muchas ciudades se hicieron ricas comerciando con incienso, como Pilos, que floreció en la época micénica. Alejandro Magno al tomar la ciudad de Gaza, acumuló entre los preciosos objetos del botín de guerra 500 talentos de incienso y 100 de mirra. Los romanos tomaron de los egipcios la perfumería y la costumbre de bañarse cada día en las termas y combinaron aromas y sensualidad con vigorosa extravagancia.Con ellos se origina la palabra perfume, del latín per fumun, que significa "aroma que se difunde a través del humo”. Venía incienso desde Arabia y en el Mar Rojo se recibía incienso incluso de China. En el siglo I un navegante griego llamado Hipalos descubrió para Occidente el ritmo de los vientos monzónicos, lo que permitió a Eudoxo navegar por el Mar Rojo y después el Océano Índico hasta la India. Un año después regresó con un cargamento de inciensos y especias. A partir de entonces cada año 120 navíos navegaban hasta la India portando incienso arábigo y volviendo con otros perfumes. A partir del siglo IV, con el cristianismo como religión del estado romano, el uso del incienso y los perfumes entró en declive.

Quemador de incienso de Ampurias
Incensario griego s.IV aC dedicado a Afrodita
Compartir