Bisutería Tibetana Tierra Zen

Te presentamos nuestra bisutería Tibetana:

Nuestros productos son artesanales, las materias primas y el trabajo a mano hacen de cada artículo una pieza única. Por eso dos objetos iguales pueden presentar diferencias de forma y color.

Las malas y rosarios se usan para la recitación de mantras. Pueden tener 108 cuentas, 27 u otro número múltiplo de 3.

Los brazaletes pueden abrirse y cerrarse para adaptarse a la anchura de tu muñeca. Se puede hacer lo mismo con los anillos, para adaptarlos al uso que quieras darle.

Algunos colgantes se presentan con un cordón regulable. En sus extremos hay nudos corredizos, estirando de ellos se adapta el cordón a la longitud deseada.

Si se deshacen los nudos o si no los tienen, tú puedes hacerlos:

Toma la cuerda de la izquierda, anúdala consigo misma alrededor de la cuerda de la derecha. Recuerda: la cuerda anudada rodea y abraza la otra, porque así se podrá deslizar alrededor de ella. Haz lo mismo con el otro cabo.

 

Malas Tibetanos

                                                      Mala de Rudraksha

Rudraksha significa en sánscrito “ojos de Shiva”. Es el nombre que se da a un árbol cuya semilla ha sido utilizada para malas por hinduístas, sikhs y budistas al menos desde el siglo X.

Se dice que ayuda a la excelencia académica al generar un efecto tranquilizante sobre la mente y contribuye al equilibrio emocional. También es utilizado en la medicina tradicional india.

Mala en sánscrito significa “guirnalda de rosas”. Los malas o rosarios se utilizan para la recitación de mantras, o sea, palabras devocionales. Del budismo pasó al islam y de allí se transmitió al cristianismo en tiempos de las cruzadas. Pueden tener 108 cuentas (rosario completo) 27 cuentas o cualquier otro número, normalmente múltiplo de 3.

La meditación o la oración con mantras consiste en repetir palabras y es una forma eficaz de mantenernos en el presente y de calmar “la mente del mono”, que está saltando siempre de un pensamiento a otro. Al aquietar la mente conseguimos silencio y paz.