Caligrafía japonesa Sumi-e

 

Caligrafía Enso

El sumi-e es la pintura y caligrafía oriental ejecutada con pincel y tinta sobre papel. Se caracteriza por ser despojada y asimétrica.

Para el sumi-e  son básicos “los cuatro tesoros”

sumi: la pastilla de tinta

suzuri: la piedra abrasiva

fude: el pincel

kami: el papel

 

 

 

El artista de sumi-e utiliza pastillas de tinta hecha con carbón que se mezcla con cola y se perfuma con borneol. El borneol, parecido al alcanfor, es muy apreciado en Asia pues despeja las vías respiratorias y aclara la mente. Ciertas barras se guardan celosamente pues la tinta, con el tiempo, adquiere un hermoso tono imposible de imitar.

 

La tinta se frota sobre la piedra con un poco de agua, pacientemente, durante unos 25 minutos en sentido circular o trazando ochos. Se trabaja hasta formar una pasta cremosa. La tinta se usa más o menos aguada según el tono que se desee. El tiempo que exige la preparación de la tinta es también tiempo de meditación: el artista aquieta su mente y se concentra en el chi para integrar cuerpo y mente con la postura correcta y la respiración.

Se usa un pincel de pelo fino que se sostiene entre el índice y el pulgar, perpendicular al papel. La muñeca debe permanecer inmóvil y el brazo no debe apoyarse. La espontaneidad y la agilidad del ademán proporcionan la belleza de la línea, que no acusa la menor vacilación.

La esencia del tema se ha de lograr con pocos trazos. Esto es fundamental para generar mu, espacios vacíos, que tan importantes son en el arte oriental.

Vídeos tomados del artista japonés Kazu Shimura